Mi Testimonio

El 2020 fue un año bastante difícil. Lleno de mucho dolor para algunas familias, pues nos enfrentamos a cambios radicales que hoy en día lo seguimos viviendo. Pero para mi pequeña familia, que se acaba de formar 2 meses atrás, sería un año grandioso; con cambios y nuevos retos.

Nuestros planes eran conocer los lugares mas bellos de nuestra Nicaragua, gozar de nuestro matrimonio, y luego ya en el 2021 quedar embarazados(Yo quería que nuestro bebé naciera en diciembre). Esos eran nuestros planes, ya lo habíamos conversado y ambos estábamos de acuerdo. Pero estábamos lejos de saber todo lo que pasaría ese 2020. Cuando uno se casa, lo hace con la ilusión de formar un hogar con nuestros hijos o al menos esa era nuestra ilusión. Él quería tres y yo dos. Un mes después de casados sentí la necesidad de comenzar a rezar el Rosario, hice dos peticiones:

  1. “Si me das la oportunidad de quedar embarazada, te pido que venga sano y que sea un embarazo tranquilo.
  2. “Si no puedo tener esa oportunidad, danos a mi esposo y a mí la sabiduría para poder aceptarlo y un corazón humilde para darnos cuenta que es lo que pides de nosotros.”

Mis dos peticiones en ese momento fueron porque en años anteriores tuve algunos problemas de Ovarios Poliquísticos y los dos doctores que me atendieron siempre me dijeron que si yo salía embarazada sería un embarazo de riesgo y me tenía que cuidar mucho.

No estaban tan lejos de la realidad, pero las complicaciones que tuvimos en el embarazo no fue por mis problemas anteriores, si no por otro problema que no me lo esperaba.

Un 20 de marzo del 2020 tomé la decisión de realizarme una prueba de embarazo, pues ya tenía una semana de retraso. Compré una prueba de la farmacia. Tenía mucho miedo porque, aunque no estuviera en mis planes ese año quedar embarazada, sabía que si salía negativo es porque algo andaba mal y nuevamente estaba teniendo problemas. (Porque antes de casarme tampoco fui a chequearme para saber cómo estaba, muy mal eso) Sin embargo, tenía que salir de dudas y fue entonces cuando me realice la prueba que venden en la farmacia. Las instrucciones de la prueba dicen que hay que esperar 5 minutos para mostrar el resultado… pero no llegaron los 5 minutos cuando mis ojos a las 11:40AM vieron la noticia más hermosa. Para mí era algo que no me lo creía. Incluso me hice la prueba de sangre para descartar cualquier error de la prueba de farmacia.

A partir de ese momento hubieron muchos cambios en todo mi ser, pero sin duda alguna han sido los cambios más hermosos que he podido tener.

No eran nuestros planes, pero si eran los planes de mi Señor. Me concedió una de mis peticiones que yo le había hecho, en el momento que él sabía que era el mejor para nuestra familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *